Noticia

Noticias sobre CINCO - 10 Jul 2020

Régimen aprovecha pandemia para restringir más espacio cívico y democrático

Por CINCO   La pandemia del nuevo Coronavirus no sólo desborda al sistema hospitalario en Nicaragua, sino que ha “provocado mayores restricciones del espacio cívico y democrático”, agravando la crisis sociopolítica que el país arrastra desde abril de 2018. La afirmación --y a la vez advertencia-- la vertió Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).   Bachelet presentó un informe actualizado sobre la situación de los derechos humanos en Nicaragua durante 44° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. La expresidenta chilena sostuvo que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha continuado violando derechos fundamentales en medio de la epidemia de COVID-19.   “El discurso oficial estigmatiza a las personas que critican la respuesta estatal o difunden información contradiciendo las fuentes oficiales”, criticó Bachelet. “Existe poca transparencia y falta de claridad en la información pública sobre los casos de Covid-19”, insistió.   De inmediato, la Alta Comisionada señaló los despedidos de más de una quincena de especialistas médicos por razones políticas, luego de que criticaron la negligente respuesta oficial del régimen a la epidemia.   “Aunque el Gobierno ha señalado que ha estado trabajando para fortalecer la salud pública, la salud comunitaria, visitando casa a casa para detectar casos, algunas medidas gubernamentales no se ajustan a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y la comunidad médica nicaragüense, especialmente respecto al distanciamiento físico”, afirmó Bachelet.   Bachelet insistió al régimen de Managua liberar a los presos políticos. Algunos familiares de los reos han denunciado que sufren síntomas de Covid-19, pero el régimen hace caso omiso a las peticiones. “Reitero mi recomendación de liberar a todas las personas detenidas en el contexto de las protestas durante los últimos dos años”, remarcó la Alta Comisionada.   “Nicaragua necesita reconocer su fragilidad”   Este mismo jueves, los profesionales de la salud de Nicaragua (tanto del sector público como privado) emitieron un tercer pronunciamiento externando preocupación ante el avance de la Covid-19.   El doctor Carlos Martínez, parte de los médicos que suscriben este comunicado, explicó a CINCO que los principales problemas que impone la pandemia están relacionados a la falta de medidas y políticas gubernamentales de contención y mitigación a nivel nacional ante la curva en ascenso del virus.   “Está el debilitamiento del sistema de salud pública, entre otras causas por: personal sanitario de baja por enfermedad y por la reciente ola de despidos a médicos altamente calificados, por el simple hecho de exigir y distribuir equipos de protección personal adecuados para el autocuidado del personal de salud”, agrega por su parte el comunicado.   Otro nuevo problema que genera la pandemia es el creciente número de personas que se están automedicando en casa. Esa práctica expone a los ciudadanos al riesgo de complicaciones letales, según los doctores. “En consecuencia provoca el retraso de acudir a los hospitales por formas graves por COVID- 19”, resaltan.   “Nicaragua necesita reconocer su frágil situación sanitaria ante su pueblo y el mundo, insistimos en la necesidad de dar a conocer los datos reales de la pandemia, es mandatario para el gobierno de Nicaragua seguir las recomendaciones de la OPS/OMS, así como asumir las medidas sugeridas por el SICA a nivel centroamericano”, señalan los médicos en su comunicado.   La época de lluvia también puede agravar el avance del nuevo Coronavirus. Según el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), existe una alta probabilidad de enfrentar un escenario de emergencia compleja a partir de: La convergencia de la época lluviosa en las zonas de alta exposición y vulnerabilidad. En segundo lugar, afecta el confinamiento de las personas por COVID-19 en zonas expuestas a las inundaciones, en particular a inundaciones urbanas.   Sin duda, la época lluviosa también traerá el posible aumento de enfermedades respiratorias, una tendencia común durante esta estación… pero que causaría el riesgo de coinfección y la vulnerabilidad de la población frente al COVID-19.