ENTRE LA DESINFORMACIÓN Y LA MALA INFORMACIÓN

Imagen #557

La situación en el campo

Ha transcurrido la mitad del invierno, una temporada caracterizada por la irregularidad del régimen de lluvias en algunas regiones del país y la sequía en otras. A la fecha, aún no es posible contar con una valoración oficial de los resultados previsibles para el sub ciclo de primera
y del impacto en familias, comunidades y producción, en donde la falta de lluvias ha causado las mayores afectaciones.

De acuerdo al responsable del Ministerio Agropecuario y Forestal, Edward Centeno, en lo que va del invierno no se ha registrado el nivel de daño del año pasado, esperando una buena producción de granos básicos, especialmente de maíz y frijoles, para abastecer el mercado
nacional. En cuanto al “Corredor Seco”, afirmó que hay menos problemas que en 2014. Con las declaraciones de Centeno sobre la producción del sub ciclo de primera coinciden, Michael Healy, presidente de UPANIC y Álvaro Fiallos de la UNAG. Otros productores, como
los cañeros del occidente del país, han reportado que ya han sufrido daños en sus cultivos a causa de la sequía o la irregularidad
de las lluvias, lo que repercutirá en una disminución de sus rendimientos; en otros casos, los agricultores han optado por no sembrar ante la incertidumbre actual y han preferido esperar la postrera.

Aunque la apreciación realizada en el nivel nacional, tiene un tono optimista en cuanto a las cifras globales de producción
de granos básicos, hay zonas, comunidades y familias muy afectadas, pues aunque en este período la sequía no esté
siendo tan severa como durante 2014, es el segundo año en que sufren las consecuencias en la producción agrícola y en el
mantenimiento de su ganado.