El gobierno y la cooperación: una relación difícil

Imagen #291

El reciente anuncio del retiro de Dinamarca como país cooperante con Nicaragua se suma a las anteriores partidas de Suecia y
Alemania. Más allá de los argumentos oficiales, es evidente que existe un malestar instalado en la relación entre el gobierno y algunos actores de la cooperación.

El malestar se ha venido profundizando a lo largo del mandato Ortega y se ha caracterizado por una permanente y sorda tensión entre ambos, especialmente respecto a los programas de apoyo a
la democracia y la gobernabilidad del país. La diferencia ahora es que la decisión del retiro danés está motivada por componentes que van más allá de la realidad nacional.