Realineamientos en el orteguismo

Imagen #468

El 10 de enero recién pasado, se realizó la consagración oficial del régimen continuista y dinástico de la familia Ortega Murillo. Un acontecimiento pobre en celebraciones con un evento central con escasos invitados internacionales de peso, la ausencia de la Conferencia Episcopal en pleno y la asistencia de contingentes de jóvenes empleados públicos instruidos de previo a mostrar “alegría y disciplina”. No hubo fiesta en los vecindarios, ni música, ni piñatas, ni cohetes, ni fuegos artificiales.